Como salir bien en las fotos

Como fotógrafo profesional, se que a muchas personas la cámara les intimida. Mucha gente es consciente de su poca fotogenia y tiene pánico a enfrentarse a una sesión de fotografía. La cuestión se agrava cuando además se tienen que registrar momentos importantes de tu vida, como un reportaje de bodas, donde te guste o no, sois los principales protagonistas. Si este es tu problema, seguro que te preguntaras ¿Cómo salir bien en las fotos?

Pues bueno, no sufras porque vamos a echarte un cable, ya que existen una serie de trucos y consejos tanto a la hora de posar como de buscar naturalidad, que puedes conocer y por supuesto si te animas, puedes comenzar a ensayarlos para enfrentarte a este gran miedo que te atenaza a aparecer en las fotos.

Una vez que los domines perderás el miedo a colocarte delante de una cámara que inmortalice tus recuerdos, no solo del día de tu boda sino también de esa fiesta con tus amigos, una comida familiar de domingo o para recordar lo guapos que nos hemos puesto para la boda de nuestra mejor amiga. Por no hablar de los cada día más habituales “selfies” que tan populares se han vuelto en nuestras vidas. Así que vamos algunos consejos.




La expresión corporal

No se trata de que te comportes como una modelo, pero conocer algunas posturas, gestos y como no, una buena actitud te va a ayudar a mejorar tu fotogenia.

Separa los brazos

No los pegues al cuerpo, ¡separalos! sino visualmente se terminaran fusionando con el torso que inevitablemente parecerá más ancho y nos hará parecer más voluminosos.

Atención a las piernas

Las piernas juntas y rectas no aportan mucho, no genera volúmenes ni curvas, por lo que no favorece a nadie, prueba a deja el peso sobre una cadera o incluso flexionar una pierna.

Cuida la postura

Un truco importante. Posar totalmente de frente no beneficia fotográficamente a nadie. Fíjate en las modelos o simplemente famosas cuando llegan a un “photocall” lleno de reporteros. Veras que ninguna posa de frente.

El truco que suelen utilizar es ponerse una mano en la cintura y situar su cuerpo en escorzo. No somos muy fans de los posados, por lo que no es necesario que tú hagas lo mismo, pero si realizas alguna prueba, veras que tus fotografías mejoran bastante solo con girarte un poco.

Ahí va una buena práctica, observa fotos tuyas y descubre lo que no te gusta, cuando lo hayas estudiado, ensaya diferentes posturas para disimular las partes de tu cuerpo que según tu, te hacen no verte bien en las fotos.

La espalda recta

No hay nada peor que salir encogida en una foto y la gran culpable de esa sensación no es otra que la posición de la espalda. Es tan simple como estirarla bien e incluso echar un poco hacia atrás los hombros. Veras como con este simple consejo mejora mucho tu postura. Eso si, ¡cuidado con exagerar!

Manos

Muchas veces no sabemos qué hacer con las manos, quizá sea la parte del cuerpo que más importancia tiene pero que peor se gestiona. En este caso puede valer casi todo, ¡menos dejarlas colgando!. Abraza a tu pareja o amigos, sujeta algo o incluso es mejor que metas una mano en el bolsillo.

Ropa

Elige cosas que te favorezcan para la sesión y te haga sentir guap@. No hay nada peor que sentirse incomodo con el vestuario.



Tu rostro es el que mejor habla de ti

Te prometo que no es cuestión de ser más o menos guapo, hay guapos que no salen nada bien en las fotos y por el contrario, gente normal que consigue trasmitir una gran fotogenia.

Es cierto que la imagen de nuestro rostro es la suma de muchos factores, sonrisa, mirada, gesto, etc. Y que lleva tiempo poder “entrenar” todos conjuntamente, pero créeme que la actitud hará que cada vez te veas mejor.

La sonrisa

En primer lugar, la sonrisa no es obligatoria para salir bien en las fotos. Bastara con no tener la boca completamente cerrada, ya que esta pose no es nada natural.

Un pequeño tip; Prueba a poner la lengua detrás de los dientes superiores, sin querer con este simple gesto relajaras muchos músculos de la boca.

Ten en cuenta que muchas veces nos centramos en nuestra boca y la verdadera sonrisa se suele encontrar en la mirada.

Te lo prometo, poner morritos no es la mejor opción aunque a todo el mundo le dé por hacerlo.

La mirada

Trata de no demostrar miedo o vergüenza ante la cámara (salvo que sea lo que queremos comunicar), mirar con fuerza y directamente a la cámara no es fácil, incluso cuando quien hace la foto es alguien con quien tenemos confianza.

Un truco sería cerrar ojos o estar de espaldas a cámara y mirar sólo en el momento justo de la foto. Perderemos la vergüenza y ganaremos en intensidad.

Otro truco que puedes probar sería mirar justo por encima de la cámara a un punto fijo.

Al igual que en la postura, la mirada de frente no es un buen recurso, prueba a no mirar directamente, busca un ángulo de inclinación o incluso ladea un poco la cabeza.

La barbilla

Un miedo muy común es el efecto papada en una foto. Esto se soluciona fácilmente levantando ligeramente la barbilla, con cuidado de que no parezca que hemos estirado el cuello y además nos pueda dar una sensación altiva o de prepotencia.

El truco de poner la lengua en el paladar para mejorar nuestra sonrisa también nos ayudara a tensar los músculos de la barbilla.

El pelo. Aliado o enemigo

Debemos utilizarlo en nuestro favor, muchas veces nos ayudará a “tapar” algunas partes de la cara a la vez que nos estiliza y favorece.




Actitud ante la cámara

Creo que es la parte más importante ya que si vas con miedo a enfrentarte a una cámara, este miedo se verá reflejado en las imágenes resultantes. Intenta enfrentarte a la misma con una aptitud diferente, teniendo en cuenta estos aspectos:

  • Espontaneidad: Si no te gusta el “posado” esta es tu mejor opción. Olvídate de la cámara, como si no existiera. (Si es cierto que para esto el fotógrafo debe de conocer su trabajo y como conseguir que se plasme esa espontaneidad)
  • Relájate: La cámara no muerde, quiere ser tu amiga, solo tienes que confiar, ¿qué puede pasar? el peor de los casos es que te olvides de esa foto, pero no pienses en negativo tipo “SIEMPRE salgo mal en las fotos”.
  • Disfruta: No solemos ser conscientes de muchos recuerdos hasta que se tiene algo tangible y palpable, por lo tanto disfruta de las fotos, porque conforme pase el tiempo irá ganando valor y sin duda será la que te ayude a recordar lo bien que lo pasaste.
  • No exageres: Si fuerzas, quedará demasiado artificial y será cuando nos veamos muy raros. Y esto es aplicable a posturas, gestos, sonrisas, etc.
  • Improvisa: Quién sabe, igual salen cosas interesantes, lo que está claro es que si no lo pruebas no lo sabrás.





Técnicas “más profesionales”

Existen una serie de factores y técnicas que tenemos en cuenta los fotógrafos. No quiero decir que tengas que dar un curso de fotografía para salir bien en las fotos, pero solo con conocer estos factores que tanto influyen en el resultado final, lograras que mejore tus fotografías.

Evita flash frontal

Si vas a utilizarlo, ten en cuenta que es una luz que aplana y resta volumen, por lo cual no es conveniente dispararlo de manera frontal a la foto.

Luz. Nuestra herramienta principal. Estudia y analiza la calidad de la luz, ten cuidado con las fuentes duras como la luz directa, el sol del medio día (no es mala luz si sabes utilizarla).

Un buen ángulo

Estudia tus fotos y analiza los ángulos respecto a la cámara que más te favorecen. De esta forma sabrás situarte para la próxima foto. Evita siempre las fotos frontales “tipo carné”.

Ángulo de la cámara (picado y contrapicado). Cuando levantamos el brazo para hacernos un selfie estamos haciendo un picado y cuando disparamos desde abajo hacia arriba estaremos contrapicando. Sin duda un contrapicado nos hará sentir más esbeltos, pero ¡ten cuidado con la papada!.

Para terminar este articulo comentarte que dicen que hasta que no te has fotografiado más de 1000 veces, no conseguimos relajarnos ni saber cómo colocarnos delante de una cámara, creo que tantas fotos no serán necesarias para llegar a salir bien en ellas, pero si te aconsejo que practiques tus poses ante la cámara y analices los resultados. Eso sí, ten cuidado no vayas a aprender una pose y la utilices en todas las situaciones y solo cambie el fondo.

De todas formas no hay que volverse loco y obsesionarse en exceso, yo soy partidario de que la mejor fotografía es la que cuenta una historia, y eso solo es posible captando la naturalidad. Si tienes que enfrentarte a un reportaje de boda, es más importante buscar el profesional adecuado para el tipo de fotografía que quieres, que forzarte tú y tu pareja aprender a posar.

Espero haberte podido ayudar para que conozcas como salir bien en las fotos. Si bien quiero que tengas en cuenta que en la gran mayoría de ocasiones, nosotros mismos somos nuestros peores críticos. Mientras que mucha gente ve en nuestras fotografías una gran naturalidad y una sonrisa preciosas, nosotros solo nos dedicamos a buscar nuestros defectos.

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies