Fotografía Infantil y de Familia

La sonrisa de un niño es lo que nos roba el alma, recordarla nuestra decisión

¡Y es que a quien no le saca una sonrisa ver sonreír a un niño!. Y si además es la de tus hijos, además te caerá la baba. Suelo observar con detenimiento las expresiones de los padres cuando entrego las fotografías de una sesión infantil o de familia, esa cara de felicidad que irradia en sus caras es indescriptible.

Piensa que es lo que más les gusta hace a los más peques de la casa, y de seguro, que salvando los dispositivos, lo que más desean es pasar un buen rato en compañía de sus padres y hermanos. ¡Perfecto! Pues vamos a recordarlo para siempre con una bonita sesión infantil o de familia. Huyendo de encorsetarnos en poses, disfrutando como realmente se merecen, como niños, con alguna actividad que les haga ilusión o que os haga volver a sentiros como niños, de tu a tu con vuestros hijos.

Buscaremos una localización para que esa sesión sea divertida, pero a la vez tengamos una bonita luz, que es el elemento fundamental para estas fotografías infantiles. Un espacio al aire libre, donde los niños sean niños y podamos captar la esencia de vuestros hijos y por supuesto tener un rico reportaje con ellos como elemento principal de las fotografías, pero con vosotros presentes.

¿Cual es la edad aconsejable para hacer estas sesiones?

Para que estas sesiones sean un éxito, es muy importante tener en cuenta la edad de los pequeños de la casa, ya que habitualmente hasta los 8 o 9 meses de edad no tienen casi movilidad y las sesiones son mucho más limitadas. Aunque para los bebés (recién nacidos con menos de 15 días) puedo ofrecerte una sesión muy bonita de los primeros días, puedes pasar por la página de recién nacido para toda la información.

Aunque desde ese instante empiezan a gatear y a tener curiosidad por las cosas, es recomendable que al menos consigan mantenerse de pie, o incluso andar, por lo que un momento más dulce, suele ser la edad comprendida entre los 18 meses y los 3 años, aunque también es cierto que cualquier edad es bonita de fotografiar. De hecho la mejor opción sin duda es hacer un seguimiento en su desarrollo cada cierto tiempo.

Lo más importante, que disfruten la sesión!

De esta manera, tendremos su sonrisa, captar su esencia hará que siempre perdure. Es por ello que estas sesiones no se llevarán a cabo en estudio, ya que es un espacio mucho más limitado y la riqueza de estos reportajes reside en la espontaneidad que nos da el entorno. ¿Tienen un juguete favorito? ¿Un cuento que lees cada noche? Perfecto! Vamos a inmortalizarlo para que siempre les quede en el recuerdo.