El novio – Guía para un fotógrafo de bodas II

Vuelvo con un nuevo artículo dentro de la que denomino como Guía para un fotógrafo de bodas, esta vez nos vamos a centrar en el que suele ser el primer protagonista al que realizamos las fotos. El novio y sus preparativos de boda.

Si te perdiste la primera entrega de cómo realizar un reportaje de boda excepcional, te recomiendo que la leas. En este articulo, hablábamos de la necesidad de entender a los clientes, comunicarse efectivamente con ellos y adaptar las expectativas del reportaje de bodas a la realidad.

Debido a la aceptación que ha tenido estas series de consejos entre mis colegas fotógrafos, me atrevo a ir más allá, y seguir intentando ayudar a planificar un excelente reportaje de bodas.

En casa del novio, su lado más intimo

Antes de comenzar a disparar con tu cámara, tomate un tiempo para hablar con el novio. Estas en su casa, con su familia y seguramente con algún amigo. Pregúntale quienes son importantes para él, cuales son los espacios, lugares o cosas a las que les tiene un apego especial, aunque ten de seguro que si están en su casa, esas personas son importantes para él en sus preparativos.

Céntrate en los detalles que el novio considera importantes, de esta forma, cuando vea las fotos, todas irán acompañadas de alguna pequeña emoción. Esto también te ayudara a que no todos tus reportajes de boda sean iguales y tus clientes vean que realmente tu producto es diferente.

 

Prepara los diferentes espacios de trabajo

Tanto si el reportaje se realiza en casa del novio, como en la habitación de un hotel (que suele ser donde más desorden se encuentra), tienes que dedicar un tiempo a preparar y limpiar el espacio de trabajo.

Retira cualquier objeto, que creas no debe de salir en las fotos. Cualquier detalle puede arruinarte una foto. Sobretodo si trabajamos un estilo documental, es muy importante tener en cuenta estas cosas ya que posteriormente no realizaremos post-producciones intensas como la eliminación o modificación de elementos sobretodo si no es tu estilo ni forma de trabajar.

Todos los accesorios y detalles preparados

Antes de empezar, solicita al novio que tenga ordenados y preparados en un único lugar todos los accesorios que va a utilizar. Ponerse a buscar algo, solo descentrara al novio y te quitara tiempo para hacer tu trabajo.

Un consejo. Aunque el novio no de mucha importancia a los detalles, tanto de su ropa como de los accesorios, tú por si acaso fotografíalos, al final son fotos que hablan de él (y de la ilusión de sus preparativos para la boda).

Identifica y conoce a las personas más importantes para el novio.

Anteriormente vimos la importancia de que conocieras a las personas que son más importantes para el novio. En este momento es necesario que las tengas identificadas y que incluso hayas conseguido que se familiaricen contigo.

De esta forma, tu experiencia o la situación te harán saber quien más debe de intervenir en una fotografía y no tendrás ningún problema en solicitárselo con antelación.

Vistiendo al novio

Llega el momento en que el novio comienza a vestirse, un buen momento de retratar al protagonista actuando con sigo mismo. Estate atento a la iluminación y sobre todo a sus expresiones (momentos serios, leves sonrisas, miradas a complementos, etc.)

En esta situación quizás es un buen momento para que el padre, la madrina, los amigos o familiares lo ayuden, de esta forma generaremos situaciones (emocionales, divertidas, etc.) con otros protagonistas de la boda, también importantes. La participación de otras personas, suele dar pie a imágenes espontaneas y muy naturales, siempre atento para anticiparte con tu cámara a cualquier situación interesante. Aunque yo suelo negociarlo con el novio antes de llegar a casa para evitar situaciones comprometedoras, ya que prefiero que la gente se encuentre cerca del novio en la estancia pero que no le ayuden salvo que sea realmente necesario. ¿Quién no sabe abrocharse una camisa o un chaleco? por lo que si que quiero que participen con él, pero de manera más natural. ¡Arriba la naturalidad!

Hay ocasiones en las que el novio no desea este tipo de fotografías, por lo que su tiempo/espacio antes de la ceremonia se puede aprovechar de la forma que más se adapte a su estilo, como podría ser disfrutando de unas cervezas con sus amigos, en la piscina o simplemente escribiendo o repasando sus votos antes del Si Quiero.

Retratos de familia

Una vez vestido el novio, podemos pasar a los retratos o situaciones de familia. Este momento no suele ser muy complicado, ya que se puede utilizar el mismo espacio y la misma luz para esta serie de fotografías.

Por mucho que huyamos de los posados, la situación en este tipo de imágenes nos obliga a realizarlos. No pasa nada, sigue buscando imágenes naturales, a base de fijarte en las miradas, las manos, las muestras de cariño.

Importante: la iluminación de las lámparas en las casas o habitaciones de hotel no son nada recomendables, incluso mezcladas con luz natural. Intenta buscar luz del día entrando por alguna ventana y si hace falta utiliza un flash que no esté montado en la cámara. Yo suelo trabajar con una única fuente de luz si es posible para evitar la contaminación de otras fuentes que puedan tener diferentes temperaturas de color.

El novio. Un protagonista principal

Fotografiar al novio con la familia y los amigos nos permite uno de los momentos más creativo donde podemos buscar imágenes más divertidas y originales utilizando diferentes estilos o provocando ciertas situaciones.

Pero recuerda el novio es el protagonista y todo sucede alrededor de el. Es la estrella y lo tiene que contar el reportaje, a través de la iluminación, el posado o el encuadre. No dejes que se pierda en un grupo por muy grande que sea.

Un detalle: no solemos tener fotos muy serias con nuestros amigos, quizás al novio le guste que aparezca alguna en el resultado final…o no! es su boda y él decide.

Tú eres el director

Muchas veces la acción no sucede por sí sola, por mucha gente que se encuentre alrededor del novio. Llega el momento de ejercer como directores y si no existe el momento, “crearlo”.

Puede ser el momento en que le hagan un regalo al novio, forzar una actividad con los amigos, como un brindis o un juego, etc.

Tú por tu cuenta, ten algo siempre preparado, no dejes espacios vacios de “momentos o situaciones”. Aunque lo normal es que suceda todo tan rápido que en ocasiones no sea necesario.

Las personas nos ofrecen inspiración

En el anterior artículo hablamos de la necesidad de crear un vínculo con la pareja de novios, esta conexión nos habrá ayudado a saber qué y quien es importante para el novio.

Pero al resto de invitados no los conocemos. Observa cómo interactuan con el novio, tanto su familia como los amigos. Viendo la relación y la complicidad entre ellos podemos obtener la inspiración para encontrar los mejores momentos. Incluso saber quién es la persona indicada para intentar forzar una situación.

Una vez que hemos terminado la parte relativa a la fotografía que plasma los preparativos y nervios de novio, nos dirigiremos sin dilación a casa de la gran protagonista: La novia, donde nos espera un intenso trabajo.

Pero eso lo contare en un próximo artículo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies