Un año de preparativos de boda. Planificado mes a mes.

Planificar una boda es una de las experiencias más ilusionantes, a la par que un gran esfuerzo. Hay que tener en cuenta tantas cosas y darle a cada una de ellas el tiempo necesario, que equivocarnos en algún pequeño punto de la planificación, puede hacernos ir de cabeza durante las semanas previas a la boda.

Con este articulo, mi única intención es servirte de ayuda y mostrar desde mi punto de vista el tiempo que necesitas para ir programando cuando tienes que preocuparte de cada cosa importante, sin dejar nada al azar.

Planificando una boda

12 meses (como mínimo) antes de tu boda

Decide la fecha. Seguramente tendrás ya marcados algunos días como ideales. No puedes esperar más, ha llegado el momento de cerrar la fecha.

Primeras reservas. Una vez que tenemos la fecha, que habrá dependido en gran manera del los lugares elegidos, tanto para la ceremonia como para la celebración, llega el momento de reservar los lugares donde transcurrirá vuestra boda.

El estilo de la boda. ¿Qué clase de boda quieres? Hay que empezar a definir como queremos diseñar nuestro enlace para empezar a organizar toda la planificación. Desde si es religiosa o civil, donde se celebrara, etc.

Definir el presupuesto. Quizás esta sea la parte que más nos condiciones con los preparativos, si de verdad quieres sacarle rendimiento al dinero del que disponéis, no dejéis de leer este articulo:

Guía para calcular tu presupuesto de boda

A la vez, tendréis que saber si van a contribuir los padres en el presupuesto o no existe esa posibilidad. Debemos de conocer sobre estas fechas que ayuda nos podemos encontrar y con que no contar en nuestro presupuesto.

Proveedores de boda. Hay que empezar a ver las diferentes ofertas que nos ofrecen todos los proveedores relacionados con las bodas, para ir definiendo lo que queremos. Hay un gran número de ellos, pero la Wedding Planner, el fotógrafo de boda, el servicio de catering, las flores y los músicos, podrían definirse como los más importantes.

Primera lista de invitados de boda. No será la definitiva y habrá que definirla mejor, pero debemos de comenzar a efectuar la lista, para hacernos una idea de los compromisos que tenemos.

Los padrinos de boda. Este es un punto que suele estar muy claro, decidir quiénes serán los padrinos suele darse incluso muchas veces por hecho. No obstante cuanto antes lo sepan mejor.

El vestido de novia. La novia tiene que empezar a hacerse una idea del vestido que quiere. Si a estas alturas no lo tienes muy claro, céntrate en este punto.

10 meses antes del enlace

Comprar el vestido de novia. No podemos esperar más tiempo para encargarlo. Elaborar un vestido de novia lleva tiempo y luego necesita de muchas pruebas y ajustes. El velo también es una parte que tiene que tener decidida a estas alturas.

Los primeros profesionales. Cierra ya los contratos de los proveedores principales, que vimos en el primer punto (Wedding Planner, el fotógrafo de boda, el servicio de catering, las flores y los músicos) y empieza a decidir entre los secundarios.

Plan de belleza. Hay que lucir radiante durante el gran día, y esto no lo puedes dejar para el final. Diséñate, tanto una rutina de ejercicios y dieta para no ganar peso (o comenzar a perderlo) y comienza con un plan de belleza para el cuidado de tu piel.

9 mese anteriores a la boda

Cierra la lista de invitados. La gente tiene que hacer sus planes para asistir a tu boda y este punto no puede demorarse más, si además va a acudir gente que debe buscar vuelos, cuanto más tiempo tengan para organizarse es mucho mejor.

Papelería de boda. Ya que tenemos que empezar a elegir las invitaciones de boda aprovecharemos para ir viendo las opciones que hay en papelería de boda (programa, minuta, seating plan, mesero, tarjetas de agradecimiento, etc.) y una nueva tendencia es el “Save the date” que es la mejor manera de indicar a los invitados que vayan reservando la fecha para el gran día, aunque más adelante mandes las invitaciones con los detalles confirmados.

Hoteles y alojamiento. Empieza a buscar los lugares adecuado para ofrecer alojamiento a los que vienen de fuera de la ciudad donde se va a celebrar vuestro enlace.

Lista de bodas. Si deseas llevarlo a cabo, este es el momento de empezar a confeccionar vuestra lista de bodas.

Luna de miel. Simplemente comenzar a planearla y ver posibles destinos.

6 mese ante de la boda

Invitaciones de boda. Llega el momento de comenzar a repartir las invitaciones. Ojo, a muchas personas se la tendrás que entregar en mano y esto lleva su tiempo.

Como será la ceremonia. Reúnete con la wedding planner o el oficiante de la boda, para ir definiendo como será vuestra ceremonia.

Otras reservas. Este es el momento de cerrar los contratos de los proveedores secundarios como el mobiliario, la decoración, la iluminación, transporte, coche de novios, etc.

El menú. Programa las degustaciones del menú y ve eligiendo la tarta de vuestra de boda.

La vestimenta de los padrinos. Si tienes algo que decir o te ocupas directamente de la vestimenta de los padrinos, niños que participaran en la ceremonia o damas de honor, este es el momento de dejarlo hecho.

Alianzas. Compra las alianzas de boda.

Peluquería y maquillaje. Comienza a decidirte por el maquillaje y el peinado que lucirás en tu día de bodas. 

Contratar proveedores de boda

4-5 meses para la boda

Elije las flores. Para tu ramo, la ceremonia,  la decoración, los centros de mesa, etc.

El menú de bodas. Realiza las degustaciones y cierra tanto el menú, como la tarta.

Vestimentas cerradas. Tanto de los novios como de las personas que tienen importancia en tu boda. En este  momento las vestimenta de cada uno tiene que estar más que definida y comprada.

Luna de miel. Reserva tu luna de miel. Cercioraros de que todos los trámites necesarios (pasaportes, vacunas, seguros, etc.) están en orden.

Pedida de mano. Si vais a realizar esta tradición con vuestras familias, este será el mejor momento.

3 meses antes de la boda

Seating plan. Empezar a definir donde se sentara cada uno y cuál es la mejor forma de agrupar a los invitados. Ya que muchos empezarán a confirmar y podrás empezar a trabajar en ello. No desesperes si algunos no te confirman, es probable que acabes llamándolos tú la semana antes de la boda.

Comprando los detalles. Como pueden ser los regalos para los invitados, el libro de firmas, la arras, etc.

Define los detalles de la ceremonia. Quien intervendrá, que lecturas se llevaran a cabo. Etc.

Primeras pruebas. Experimenta con tu pelo y maquillaje. Las pruebas se hacen indispensables para asegurarnos y garantizar el look que llevaremos y definirlo con los profesionales elegidos para ello.

2 meses para la boda

Define tu boda. Repasar los detalles que harán que tu boda sea única, tanto los de la ceremonia como los del banquete y la fiesta. Tener claro a estas alturas el programa de vuestra boda.

La maldita burocracia. Para casaros tenéis que tener tramitados una serie de papeles, no los dejéis más tiempo. Ojo a los visados, permisos desde otras nacionalidades y demás, es muy probable que tengáis que tramitarlo con mucha más antelación para evitar problemas con consulados, embajadas, etc.

Piensa y cierra todos los detalles. Desde la música que se escuchara en cada momento, hasta los más mínimos detalles o accesorios.

El cronograma de tu boda. Todos los proveedores tienen que saber a qué hora tiene que estar todo preparado. Crea el cronograma de tu boda y házselo saber a todos los que de una manera u otra van a participar en tu boda.

Más detalles. Algo viejo, nuevo, prestado, azul. Pequeñas cosas que tienen que esta controladas.

Peluquería y belleza. Cierra ya las citas de pruebas finales de peluquería y maquillaje.

1 mes para casaros

Confirma. Tanto con los invitados como con los proveedores, horas, ubicación, etc.

Ajuste final del vestido. Tiene que quedarte como un guante: en este momento tenemos que tener ya elegido los zapatos y la ropa interior.

Sesión de preboda. Este es el mejor momento, una sesión fotográfica de pre-boda relajada y divertida para contar vuestra historia de amor.

Despedida de solter@. Se va acercando el gran día y si habéis decidido llevar a cabo esta fiesta no la demoréis más tiempo. 

Baile. Si vais a hacer una coreografía o sois algo patosillos con el baile, es el momento de acudir a algunas clases que nos sirvan para al menos no liarla a la hora de abrir la fiesta.

Preparar una boda en 12 meses

15 días antes de la boda

Confirma asistencia. A estas alturas habrá invitados que no hayan confirmado su asistencia. Ponte en contacto con ellos y confirma si vendrán.

Todo controlado. Si tienes plantas y mascotas, busca alguien que cuide de los mismos durante la luna de miel.

Peluquería. A falta del peinado, realiza el corte y el color elegido de tu pelo. Preparar el pelo antes de la boda es indispensable.

Delega. No vais a poder ocuparos de todo, pide ayuda a familiares y amigos para que te echen una mano el día de tu boda. Lo harán encantados. Asigna tareas claras para que puedan ejecutarlas sin problema. Eso sí, no los satures, están ahí para acompañarte y disfrutar contigo de este gran día. Es preferible poder contar con profesionales.

1 semana para tu boda

Muchos pagos. Esta semana tendrás que pagar a mucha gente. Tenlo todo preparado.

Kit de emergencia. Prepara vuestro kit de emergencia para el día de la boda. Siempre suceden cosas y hay que estar preparado.

Ensayos de boda. Si hay que ensayar algo, no lo dejéis para el último día.

Vestidos trajes a punto. A estas alturas no queremos sorpresas.

El día antes

Hay que estar guapos. Desde un masaje para relajarnos, hasta los tratamientos de pedicura y manicura.

Descansa. Acuéstate a una hora decente y cuidado con las fiestas el día antes. Hidrátate bien es clave.

El gran día

Planifícate bien. Levántate con tiempo, desayuna bien e intenta darle a cada cosa el tiempo más que necesario. (Peluquería, maquillaje, etc.)

Es vuestro gran día, relajaros y disfrutar cada momento. Os aseguro de que pasa demasiado deprisa.

Como has visto, planificar una boda a lo largo de un año puede resultar algo agotador. Yo el consejo que te doy es que pongas todo lo necesario por escrito, a modo de agenda. De esta forma conseguirás planificar todo sin caer en la ansiedad o desesperación que nos da la desorganización.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies